Instagram DESGRACIA

DESGRACIA

VIDAPágina siguienteArchivo

La familia Ingalls

Hoy estaba en el supermercado y entre muchas personas me llamo la atención una mujer que hablaba por teléfono mientras ponía bananas en una bolsa “Una mujer ocupada que ni tiempo para hacer compras tranquila” pensé, en eso veo a una nena de pelito corto, re feliz, llamando a su mama para que vea algo. En eso, veo que la nena se acerca a la mamá (era la del teléfono) la madre ignora a su hija, ni siquiera se da tiempo para decirle “ahora no” o algo asi, y la nena le grita “AH YA SE ZANAHORIAS!” y se va. Me acerco a pesar las frutas que había en mi changuito para que les pongan el precio y la señora del celular se pone atrás mio. Veo a un hombre con cara de simpatico (muy lindo) y veo que le agarra la cara a la nena de las zanahorias como jugando con ella, “ah mirá, ese es el papá, los padres siempre son diferentes de las madres, las madres lucen estresadas, infelices, en cambio, los padres son mas juguetones y divertidos, obvio que despues sacan su stress y infelicidad de otra forma” pensé. En eso veo que un nene se le acerca a la mamá y le dice algo, la mamá (que ya habia terminado de hablar por telefono) lo ignora. Se acerca otro nene, (el gemelo del otro) y a ese en particular la mama no lo ignora, lo ve, le responde. Seguí comprando y me perdí buscando algo que mi mamá me pidió (siempre pierdo a mi mamá en el super). Cuando se me ocurre ir para la parte de las cajas ahi estaba ella con su celular en la mano y me dice “donde tenés el celular querida?” y le digo, “está en la mochila (adentro del changuito), riéndome. Veo que al lado de nuestra caja está la familia con la mamá infeliz, sigue teninedo esa cara de “mi vida es una mierda”. Veo que dice que se le olvido de agarrar algo, que lo va a ir a buscar (obvio que para tener un momento en el que ni la hija, ni los gemelos, ni el dependiente de su marido que le pregunto cual era la diferencia entre una cebolla morada y otra comun, le hablaran o interactuaran con ella. Quería un momento de “paz”). Cuando la mama se va el padre se queda con sus 3 hijos. Los hijos quieren jugar y el no y le dice en una “Ya me estas cansando te dije que no”, la madre viene, situación de pelea, bla bla bla, ya me habían aburrido. Miré un poco más para intentar saber que es lo que les producía tanta infelicidad. No eran problemas económicos, todos tenían ropa de marca: Montagne, Polo, Tommy Hilfigher, los 2 padres tenían iPhone 5, y llevaban productos de marca innecesarios. Dije, poray es la gente que los pone de mal humor, no. Eran sus vidas. Esa vida que debería ser “perfecta”, casarse, ganar bien, tener hijos, ser personas atractivas a pesar de tener más de 30, ir a hacer compras con la familia… NO quiero eso, es decir, quiero tener hijos, quiero juntarme con alguien, pero no quiero esa infelicidad, porque todas, o la mayoría de las madres que conozco siempre se ven cansadas, tristes, como si su “vida perfecta” fuera una asquerosa rutina de la que no se pueden salir porque aman a su familia. Horrible. Quiero que mis hijos crezcan con todo lo que quieran y que sepa tener limites. Que sepan que las cosas cuestan dinero, que tengan valores, que se rian, que sea felices. Quiero a alguien que me haga reír, que haga reír a mis hijos, que juegue con ellos, que sepa cuando darme mi tiempo y cuando acompañarme. Y no me cuesta ni un poco saber quien es. Pero yo nunca lo voy a poder salvar de su esposa estresada y de su infelicidad. No si el no quiere salvarse.

Siento que todo es difícil cuando en realidad puede ser mucho mas simple. Si yo te amo y vos me amas a mi, que tanta vuelta? Si nada es para siempre, a que le tenés miedo?

Realismo

Me gustaría que algunos amigos vieran mi cumpleaños como un momento en el que pueden compartir conmigo y demostrarme que me aprecian, no como un lugar donde se vienen a mamar, a fumar, comer y coger, pero bueno.